¿Una quemadura solar inesperada? Tres días para rescatar tu piel

Exposición solar

Nos encanta tomar el sol. Pasar el verano al aire libre es una de las cosas que más beneficios aportan a nuestra salud, tanto a nivel físico como mental. No en vano, la luz solar estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor que mejora nuestro estado de ánimo y nos ayuda incluso a combatir la depresión. Durante la exposición solar, el cuerpo también genera vitamina D, que tiene un importante papel en el mantenimiento de muchos de nuestros órganos.

Toma el sol con moderación

Pero la exposición solar ha de ser moderada. Un exceso de exposición al sol puede generar desde pequeñas quemaduras hasta el envejecimiento prematuro de la piel y, en casos más extremos, enfermedades como el melanoma o cáncer cutáneo.

Ya hemos hablado de cómo proteger nuestra piel de los rayos UV y tenemos claro que en la playa, en la piscina o en la montaña debemos protegernos, pero también cuando hacemos deporte al aire libre o incluso durante las horas de mayor incidencia solar en la ciudad.

Muchas veces se nos puede olvidar protegernos, podemos pensar que “por un ratito no pasa nada” o incluso puede resultar que llevemos una protección insuficiente o no la hayamos renovado cuando nuestra piel lo requería. En estas ocasiones, es posible que aparezca una quemadura con la que no contábamos.

¿Qué hacer si aparece una quemadura solar inesperada?

Lo primero que debes hacer es no preocuparte demasiado: es posible reducir los efectos de una quemadura siguiendo una serie de pasos que te contamos a continuación:

1.- Calma la zona dañada:

Un signo de quemadura muy claro es el enrojecimiento de la piel tras pasar un día expuesta al sol. Es imprescindible calmar la inflamación enfriando la piel. Puedes pulverizar agua mineral o aplicarla con un algodón poco a poco. Otra opción que te proponemos es la aplicación de After Sun Soothing Gel, un gel translúcido para la piel del cuerpo que disminuye la sensación de quemazón y que alivia ligeramente el enrojecimiento.

2.- Tres días es el límite:

Nos encanta el ligero tono dorado que aparece tras broncear nuestra piel, pero no cuando es excesivo o cuando aparecen manchas. La causa de las manchas es la acumulación de melanina, que comienza en las capas más profundas de la piel una vez es expuesta a los rayos UV. Pero en realidad la melanina no comienza a producirse hasta tres días después de la exposición solar. Visto de otra manera, tienes tres días para evitarlo. Un cuidado apropiado y exhaustivo durante los tres días siguientes a la exposición ultravioleta mitigará la sobreproducción de melanina, conservando tu piel fresca y joven.

3.- Hidratación y mascarillas como rescate para la piel dañada por el sol:

Replenishing Body CreamEs importantísimo mantener la hidratación para que el daño de una quemadura solar en la piel sea mínimo. Además de los After Sun, puedes encontrar productos como Replenishing Body Cream, que con su efecto hidratante de larga duración, repone el agua de las células dérmicas, rebajando el daño. Replenishing Treatment Oil de la gama Future Solution LX también puede ser un buen aliado para cuerpo, rostro y cabello.

 

Beauty Sleeping MaskSi lo que quieres es evitar la aparición de manchas, Intensive Anti-Spot Serum te ayudará a evitar la acumulación de melanina estimulando la renovación celular en la epidermis. Una gran aliada para utilizar siempre que la piel lo demande es Beauty Sleeping Mask de IBUKI, una mascarilla que aumenta los niveles de hidratación celular y que al mismo tiempo ilumina y estimula la circulación sanguínea. Recuerda que el límite son tres días, por lo que utilizando estos tratamientos durante tres días seguidos puedes combatir las consecuencias más notables de una quemadura solar.

 

4.- Repara tu cabello tras el daño solar:

El pelo también se daña por un exceso de exposición al sol. Si tenemos el cabello especialmente seco o utilizamos tintes habitualmente, es aún más común sufrir los daños de la radiación ultravioleta, a la que tenemos que sumar los efectos del cloro de las piscinas o del agua del mar. Lavarnos el cabello sin mayor atención a su cuidado puede incluso empeorar las consecuencias. ¿Cuál es la manera correcta de tratarlo?

  • Antes de lavarte el pelo, cepíllalo para eliminar enredos y aumentar la circulación en el cuero cabelludo. Si tienes el cabello largo, comienza por las puntas y ve cepillando poco a poco hasta el nacimiento del pelo.
  • Acláralo con agua tibia para eliminar el exceso de sebo y suciedad. Aplica un champú como Extra Gentle Shampoo y distribúyelo por tu cabello, masajeando además el cuero cabelludo.
  • Tras el aclarado, elimina el exceso de agua y aplica una mascarilla, centrando la atención en las partes más dañadas como las puntas. Te recomendamos Intensive Treatment Hair Mask para nutrir y acondicionar tu cabello, una mascarilla que además, no requiere tiempo de exposición para que actúe.
  • Puedes aplicar también un aceite capilar como el ya mencionado Replenishing Treatment Oil de Future Solution LX para devolver a tu cabello la hidratación perdida.

Recuerda estos pequeños consejos para minimizar el daño producido por una quemadura solar, pero sobre todo recuerda que lo más importante es prevenir. Protégete del sol y disfruta al máximo del verano sin preocuparte de nada.

Un bronceado perfecto

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*