Si echas un vistazo a tu balda de imprescindibles beauty, seguro que encuentras varios productos de tratamiento . ¿Limpiador? Absolutamente. ¿Hidratante? No negociable. ¿Y tónico? También. Probablemente todos estos pasos sean parte de tu rutina de tratamiento diario, pero ¿sabes exactamente para qué sirve cada uno de ellos? El limpiador y la hidratante seguro que sí, pero ¿y el tónico?
Para la mayoría de la gente, el tónico forma parte de su rutina simplemente porque alguien en algún momento se lo recomendó, o lo leyó en algún sitio o su dermatólogo le dijo que tenía que usarlo, pero nunca se han preguntado realmente para qué sirve y por qué deberían seguir utilizándolo.
Sin embargo, el tónico puede llegar a ser un auténtico exfoliante de tu piel, pudiendo ser incluso según algunos dermatólogos un producto demasiado astringente para las pieles no grasas llegando, en algunos casos a exacerbar problemas de la piel como el acné o la sequedad crónica.

¿Qué es una loción equilibrante?

Teniendo en cuenta que el tónico no es necesariamente un paso imprescindible en todas la rutinas faciales, nos preguntamos si existe una alternativa. La respuesta es sí. Históricamente ignoradas por Occidente, las lociones equilibrantes japonesas son el paso intermedio entre el limpiador y la crema hidratante, aportando una capa extra de protección a tu piel y a diferencia de los tónicos clásicos, no producen esa sensación de tirantez en tu piel típica tras la aplicación del tónico.
La loción equilibrante (también conocida como hidratante líquida) es un paso clave en el ritual de belleza japonesa para equilibrar la piel antes de la aplicación del tratamiento posterior, con el único propósito de hidratar la piel al evitar que la humedad se evapore después de la limpieza. En pocas palabras, es un hidratante doble y soluciona los problemas de la piel.

Los beneficios de la loción equilibrante

Los beneficios de la loción equilibrante van más allá de ser un producto hidratante. Algunos incluso contienen ácidos exfoliantes suaves que ayudan a tu piel a absorber mejor los productos que apliques después. Al principio de tu rutina, es útil utilizar un refuerzo, como una loción, para penetrar realmente los productos en su piel”, dice el Dr. Toshie Matsumiya, dermatólogo de la clínica Tengenji Solaria en Tokio.
Prueba la loción equilibrante tratamiento Softener Enriched de SHISEIDO para pieles normales, secas y muy secas, o la loción equilibrante para pieles normales y grasas. Estas dos lociones equilibrantes están llenas de antioxidantes protectores, así como también de ingredientes anti edad e hidratantes. Se ha comprobado clínicamente que hidratan durante 24 horas con una sola aplicación, por lo que la hidratación se mantiene en la piel durante un período de tiempo más largo.

La mejor manera de aplicar la loción equilibrante

Las lociones equilibrantes varían en textura desde geles a fluidos acuosos, por lo que, dependiendo de su textura puedes aplicarla con tus manos o con ayuda de un algodón. Pero la mejor manera de aplicarlo es empapar un cuadrado de algodón y acariciar, sin frotar, el producto en tu rostro a toquecitos. Arrastrar la piel o tratarla con dureza solo empeora las líneas y arrugas con el tiempo.
Pero además de todo esto, las lociones equilibrantes ayudan a mejorar la salud básica de tu piel, hidratándola e iluminándola, mejorando la opacidad y suavizando la textura de la piel sin que se sienta pegajosa ni con exceso de grasa. Son en definitiva un verdadero producto multi-tasker que tiene múltiples beneficios para tu piel.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies