Persiguiendo la belleza (II): la espada japonesa

Harada y Yoshihara

La belleza es el objetivo último de Shiseido y su razón de ser. Encontrar la belleza pasa por el equilibrio entre tradición e innovación. La clave de la belleza del futuro está en quedarnos siempre con lo mejor de nuestra herencia cultural para llevarlo al siguiente nivel de innovación.

En esta ocasión acompañamos a Tarashi Harada, Top Hair & Makeup Artist de Shiseido, en su viaje a Katsushika, Tokio, para visitar a Yoshikazu Yoshihara, artesano de la espada japonesa o nihontō.

Flexible pero imposible de doblar, esbelta pero irrompible, fuerte pero bella… Son algunas de las contradicciones que describen a la perfección a la espada japonesa, protagonista de su propia tradición, independientemente de los conflictos bélicos de la historia de Japón. Sin duda se trata de un reflejo de la mentalidad japonesa: al igual que las tradiciones se han respetado sin cambios, el arte de crear una espada ha permanecido inalterable durante más de 900 años.

Según nos cuenta Yoshikazu Yoshihara, las nihontō (entre las que se encuentra la katana, quizá la variedad más conocida fuera de las fronteras de Japón) no se consideran armas, sino tesoros, obras de arte, una especie de amuleto para el samurái. Yoshihara es el artesano de la espada más joven en conseguir el rango de mukansa, que significa literalmente “exento de análisis”, es decir: no es necesario que nadie revise su trabajo antes de ser exhibido.

Forjas, yunques y martillos son los elementos principales del taller de un artesano de la espada, elementos de apariencia tosca que Yoshihara transforma en belleza sutil.

Forja de la espada japonesa

 

El proceso para crear una nihontō no ha cambiado en los últimos 900 años. La materia prima, tamahagane, es un material muy especial que se divide en piezas pequeñas y se inspecciona de forma muy meticulosa para determinar su composición. Es entonces cuando se recoge y se calienta para formar un solo bloque de acero, prestando muchísima atención a detalles tan llamativos para el profano como el sonido del acero hirviendo o incluso el color de la llama.

La parte más dura del acero, rica en carbono, se utiliza para la capa exterior de la hoja, llamada kawagane. La parte más suave, menos saturada de carbono, se utiliza para el shingane, el núcleo interior. El kawagane y el shingane se calientan por separado, dándoles forma con el martillo y doblándolos sobre sí mismos. Este proceso se llama tanren, y se repite quince, dieciséis, diecisiete veces. De esta manera, además de eliminar las impurezas del acero, se consigue que la hoja tenga más de treinta mil capas Ambos bloques de acero templado se forjan en una sola pieza, y el artesano de la espada le da forma antes de cubrirla de arcilla para crear el hamon, el perfilado típico de la espada japonesa que aparece cuando el acero se enfría. Tras un meticuloso afilado y la creación de la funda y los ornamentos, la espada está completa.

El filo de la nihonto

En su viaje a Katsushika, nuestro Top Hair & Makeup Artist, Tarashi Harada, ha podido observar cómo la atención al detalle y el trabajo en equipo en una coreografía de yunques y martillos resultan en una joya como la nihontō. Acompañemos a Harada en su viaje a la excelencia de la artesanía de la espada en este precioso vídeo:

En palabras del artesano Yoshihara, “crear una espada puede parecerse mucho a realizar un corte de pelo: los métodos no han cambiado en mucho tiempo, y con las espadas es lo mismo. Nunca habrá dos espadas iguales, por mucho que el proceso se parezca. Por mucho que se utilicen las mismas técnicas para dos cortes de pelo, nunca serán iguales si se trata de personas diferentes. Aquí es donde creo que entra en juego el instinto del artista.”

Harada y Yoshihara

“Tengo el objetivo de crear mi mejor espada cada vez que hago una. Si no tuviera ese impulso, no podría continuar”

Yoshikazu Yoshihara, artesano de la espada.

“Al igual que el señor Yoshihara, quiero que mi último diseño de cabello sea el mejor que he creado, y sigo diseñando con esa mentalidad, en constante competición conmigo mismo. El objetivo es ver a la persona sonreír, así que no importa cómo de complejo sea el reto, voy a dar lo mejor de mí para hacer a esa persona feliz.”

Tadashi Harada, Shiseido Top Hair & Makeup Artist.

La gama de cuidados capilares de Shiseido, al igual que el resto de nuestros productos, está creada con la misma atención al detalle que la del artesano tradicional de la cultura japonesa, tal y como nos cuenta Harada. Sólo mediante la total dedicación al proceso, desde la investigación hasta la creación del envase, se consigue la excelencia que caracteriza a Shiseido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*