El momiji o enrojecimiento de las hojas en Japón

Arces

¿Qué significa el momiji para los japoneses? Con la llegada del otoño y tras la temporada de tifones, las hojas de los arces, gingkos y otros árboles que pueblan Japón se van tiñendo de rojo de forma progresiva. El fenómeno, aunque algo menos conocido, es el equivalente a la floración de los cerezos en primavera o hanami, seguido por miles de japoneses y turistas que acuden en familia a observar la floración.

Arce frente al Monte Fuji

© JNTO

El enrojecimiento de las hojas recibe el nombre de momiji, literalmente “arce”, y se da de norte a sur, de acuerdo con la llegada del frío a las diferentes zonas del país. Se dice que la tradición del momiji es milenaria, tal y como recoge la literatura tradicional japonesa, pero fue a partir de la era Meiji cuando se popularizó entre las clases populares, ya que hasta entonces se trataba de una actividad reservada a nobles, shogun y samuráis. Hoy en día es tal la importancia de este fenómeno, que incluso la Agencia Nacional de Meteorología de Japón publica una previsión de fechas para el momiji por zonas.

Mapa Agencia Nacional de Meteorología

© Agencia Nacional de Meteorología Japón

Si el momiji tiene menos repercusión que el hanami, se debe a que no es un fenómeno tan efímero, sino que se puede disfrutar durante varias semanas, dependiendo de la zona del país. Desde principios de octubre hasta finales de diciembre, las diferentes regiones de Japón desde Hokkaido a Okinawa se van tiñendo de rojo para disfrute de sus habitantes.

El rojo en la cultura japonesa

Si existe un color más importante que los demás en Japón es sin duda alguna el rojo. Además de ser protagonista en la bandera del país, se relaciona con el poder y lo sagrado, al igual que en las culturas china y coreana. Es el color del emperador, del sol y de las deidades, de las clases poderosas y dominantes. Representa la energía, la vitalidad, la fuerza, el calor y, al igual que en Occidente, el amor y el deseo.

Para la sociedad japonesa, la observación de la naturaleza es una actividad tradicionalmente importante. Al igual que durante la primavera es habitual desplazarse a la montaña para observar la aparición de la venerada flor de la sakura, durante el otoño no son pocos los que aprovechan para hacer una pequeña excursión, acercarse a la naturaleza y practicar lo que llaman momiji-gari, o “caza del arce”, la búsqueda del lugar más apropiado para disfrutar del viraje de las hojas de arce al amarillo, anaranjado y finalmente rojo.

Si estás en Japón o planeas viajar allí en esta época y quieres saber más sobre el fenómeno del momiji, podrás saber más en este artículo de Japonismo: desde las previsiones para este año hasta los mejores lugares para disfrutar plenamente del color rojo en la naturaleza.

Arces

© JNTO

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*