La más moderna tecnología digital, al servicio de la belleza

Shiseido Global Beauty Contest 2012, July 2012

 

Las Consejeras de Belleza Shiseido son una de las señas de identidad de la marca desde 1934, cuando se creó la figura de la Miss Shiseido con nueve mujeres al frente de las consultas. Desde entonces, estas consultoras expertas en los productos de la marca y en los diferentes rituales de belleza y maquillaje, han ido evolucionando hasta convertirse en auténticas consejeras de belleza en la década de los 90 del último siglo.

Una de las claves de las consejeras de belleza es el desarrollo del Credo Omotenashi, un ritual que tiene su máxima expresión en la manera de recibir, dar la bienvenida, tratar y atender a los clientes en el punto de venta. Estrechamente relacionado con la ceremonia del té, el omotenashi se define como el arte japonés de la hospitalidad, y está presente en cada detalle. Es por eso que, además de reflejarse en todos los productos de la casa, el omotenashi incide en cualquier desarrollo de Shiseido, y especialmente en todo lo relacionado con la atención al cliente.

Omotenashi y tecnología                                          16609910366_2412b3be8a_n

La boutique Shiseido que podemos encontrar en la primera planta de Shiseido The Ginza, el edificio insignia de la casa en Tokio, es el lugar en el que se ponen en marcha todas las innovaciones de Shiseido a la hora de tratar con sus clientes. Allí puedes encontrar, por ejemplo, el MIRAI Mirror, un simulador de maquillaje que, como si se tratase de un espejo mágico, te permite probar en tiempo real los diferentes productos de la marca.

Este espejo no es nada menos que la evolución del simulador de maquillaje desarrollado por Shiseido en 2007 y renovado en 2011. De cara a seguir sacando provecho de la tecnología, Shiseido y el gigante informático IBM han cerrado un acuerdo que ha permitido mejorar el simulador y desarrollar la “Beauty tablet”, dotando a las más de 10.000 consejeras de belleza de la marca en Japón de una nueva herramienta de trabajo con la que acceder rápidamente a toda la información que necesiten y combinando el omotenashi con las últimas soluciones tecnológicas en el campo de la belleza.

 

La “Beauty tablet” incluye una serie de herramientas para que las consejeras se comuniquen, organicen, informen, etc. Una de las aplicaciones más destacables es una comunidad virtual exclusiva para ellas con la que pueden compartir conocimiento en forma de fotos, trucos y mensajes.

En palabras de Phil Buckellew, vicepresidente de Negocio Móvil de IBM, “El consumidor cada vez espera una experiencia de compra más personalizada, por eso las marcas deben dotar a su fuerza de ventas de las herramientas necesarias para hacerlo posible”.

Para Shiseido, una de las máximas del omotenashi es que la experiencia del consumidor sea única y extremadamente agradable. Gracias a la tecnología, ahora puede serlo aún más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*