De la K- Beauty a la J-Beauty

J - Beauty Japan

El gigante durmiente de la industria de la belleza, la J-Beauty, acaba de despertar. Durante mucho tiempo, estuvo eclipsado por el éxito de la K-beauty, el negocio valorado en 13 billones de dólares que se construyó a raíz de una demanda insaciable de innovadoras mascarillas, cremas con extracto de caracol y rutinas de belleza complejas que encontraron en Instagram su público más entregado. Ahora, es el turno de su hermana mayor, más sofisticada y discreta, la J – Beauty. ¿Quieres saber más sobre la J – Beauty? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la J-Beauty?

En Occidente solemos recurrir a la cosmética para corregir aquello que ya ha aparecido en nuestra piel y que queremos eliminar, como las manchas, las arrugas, líneas de expresión, etc. Sin embargo, la belleza japonesa va más allá, anticipándose al problema y convirtiendo la palabra prevención en su mantra. De hecho, el ejemplo más claro de esta realidad es que las mujeres japonesas comienzan a cuidar su piel a una edad muy inferior a la que las occidentales solemos, siendo tal vez este uno de sus secretos mejor guardados.

El concepto de J-Beauty es muy diferente al de K-Beauty. La primera está totalmente vehiculada por modas y satisfice las necesidades del ‘momento’ de la consumidora, hambrienta de tendencias fotografiables para compartir en sus redes sociales, mientras que la J-Beauty es  un concepto mucho más sostenible, auténtico y eterno. Aunque la J-Beauty no puede competir con el espíritu emprendedor de Corea, la eficiencia de la producción y la rapidez de respuesta a demandas de modas efímeras, la K- Beauty no puede competir con los exquisitos rituales de belleza japoneses, mucho más intrínsecos y delicados, la obsesión por la belleza y la inversión a largo plazo en investigación y desarrollo del gigante nipón.

 

No solo lo decimos nosotros, sino que también lo dice la prensa, la tv, los medios digitales…. la J- Beauty está aquí

No solo lo decimos nosotros, sino que también lo dice la prensa, la tv, los medios digitales…. la J- Beauty está aquí

¿Por qué Japón?

Japón está de moda. El país del sol naciente ha quintuplicado el número de turistas en apenas siete años. Que su exotismo oriental, su extraordinaria cultura, su gastronomía y su innovación tecnológica han conquistado a Occidente no es ninguna novedad, pero además, durante los últimos tiempos, los negocios japoneses se han visto beneficiados por el crecimiento de los turistas chinos, debido a los límites de viaje impuestos a Korea por el gobierno chino y por el entusiasmo generalizado por las Olimpiadas de 2020.

Atrás quedan los momentos de liderazgo de la cosmética coreana, y sus estridentes mascarillas de panda, la J-Beauty es un hecho. A diferencia de la belleza coreana, que promete resultados inmediatos, la máxima de la belleza japonesa es prevenir, abogando por el minimalismo en el packaging y la tecnología más avanzada en sus fórmulas.

 

Japón, que por su exotismo y cultura tan de moda en nuestro país, se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos favoritos de los españoles, ha favorecido este redescubrimiento de la cosmética nipona que trae de la mano algunas tendencias beauty como los lip tints, los productos multifuncionales o las texturas mousse.

Japón, que por su exotismo y cultura tan de moda en nuestro país, se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos favoritos de los españoles, ha favorecido este redescubrimiento de la cosmética nipona que trae de la mano algunas tendencias beauty como los lip tints, los productos multifuncionales o las texturas mousse.

Si hay una marca de belleza que representa a Japón es sin duda Shiseido, y si hay un concepto que evoca Shiseido es, sin duda Japón. Inspiramos una vida de belleza, modernidad,  expresión propia y cultura utilizando nuestra estética japonesa única y la delicada aplicación de la ciencia. Pero de todos los ideales japoneses, hay uno que define a Shiseido, y es que hay un significado subyacente en todo. Un concepto simple pero con un poder extraordinario: el poder de la empatía. Esta es la mejor manera de entender a los demás, lo cual nos conduce a la aplicación sensorial de la ciencia y nos permite investigar sin límites para revelar una belleza que es más individual y significativa.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*