La mejor manera de protegernos de los efectos negativos del sol es saber cómo y por qué se producen. De la misma forma, para sacar el máximo partido a las ventajas del sol, es imprescindible conocer cuáles son.

Ya sabemos cuál es la mejor manera de protegernos con la tecnología WetForce de Shiseido, pero la relación entre los rayos del sol y nuestro organismo es mucho más compleja. ¿Te animas a descubrir cuánto sabes sobre el sol?

Los efectos del sol

1.- Vitamina D

Entre los múltiples beneficios que nos aporta tomar el sol, encontramos la vitamina D. La luz del sol en nuestro cuerpo favorece la síntesis de esta vitamina, a la vez que activa la circulación e incluso nos ayuda a combatir ciertas enfermedades de la piel como la psoriasis o el acné. La vitamina D es un nutriente esencial para la buena salud de la piel. Además, fortalece nuestro sistema nervioso y ayuda a nuestro organismo a asimilar el calcio.

2.- Buen humor

Los neurotransmisores son moléculas presentes en nuestro sistema nervioso que transportan información entre las neuronas. Pueden influir en nuestro humor o incluso en nuestra salud física. Algunos de estos neurotransmisores, como la serotonina, se sintetizan más fácilmente con la incidencia de la luz solar sobre nuestro cuerpo. La serotonina regula aspectos del organismo como la temperatura, el humor, el control de la ira, el apetito y el sueño.

3.- Rayos UVB

La radiación ultravioleta de tipo B o rayos UVB incide en las capas más externas de la piel. Es responsable de rojeces y quemaduras y, en última instancia, del envejecimiento de la piel. Pueden aumentar el grosor cutáneo e incluso contribuir al desarrollo de melanomas.

4.- Very Water Resistant

Además de los productos WetForce de Shiseido que aumentan su eficacia al entrar en contacto con el agua, existen en el mercado productos resistentes al agua. Podemos distinguirlos por las denominaciones Water Resistant y Very Water Resistant. Un producto solar Water Resistant garantiza la protección tras una inmersión en el agua de 40 minutos como máximo. En el caso de un Very Water Resistant, el tiempo será de 80 minutos.

5.- El sol en la playa, la montaña y la ciudad

Al igual que la luz visible, los rayos UV también se reflejan en aquellas superficies en las que inciden. En función del índice de refracción de la superficie, los rayos reflejados serán dañinos en mayor o menor medida. En el supuesto de no llevar protección solar, el asfalto es la superficie menos peligrosa debido a su color y a sus características. La nieve, por el contrario, sería la superficie más peligrosa. Sea como sea, tanto en un entorno urbano como en la montaña o la playa, es imprescindible protegernos si queremos evitar los efectos negativos del sol como el envejecimiento prematuro o los daños en la piel.

6.- SPF

En los años 40 comenzaron a aparecer los primeros productos con Factor de Protección Solar o SPF. Con el tiempo y la investigación cosmética, estos se han ido perfeccionando hasta poder elegir el SPF que necesitemos para cada ocasión. Este valor, que según las indicaciones de la UE se encuentra entre el 6 y el 50+, indica el tiempo que la piel puede permanecer expuesta a la luz solar sin sufrir daños. Este tiempo se calcula dependiendo siempre del tipo de piel (fototipo) y del Índice de Radiación Ultravioleta.

7.- Luz Ultravioleta

La luz ultravioleta, a pesar de su nombre, no es visible, de ahí que también se la llame radiación ultravioleta. Dentro del espectro de luz, tiene una longitud de onda menor que la luz de color violeta. Es una radiación que forma parte de los rayos solares y produce diferentes efectos en la salud. Existen muchos subtipos de rayos ultravioleta, pero son los UVA y los UVB los que nos han de preocupar al hablar de nuestra piel.

8.- Vitamina B2

También conocida como riboflavina, la vitamina B2 influye en gran medida en la salud de la piel, contribuyendo a destruir agentes patógenos y controlando la pigmentación. Situaciones como el embarazo o la menopausia pueden implicar una bajada en la cantidad de vitamina B2 presente en el cuerpo y, por tanto, alterar nuestra sensibilidad a la luz del sol.

9.- Tu fototipo

Existen 6 fototipos diferentes de piel. El fototipo es la capacidad de la piel para asimilar la radiación del sol. Se denominan del I al VI, de piel muy pálida a piel muy oscura. Las pieles de fototipos I y II se queman con mucha facilidad y por eso necesitan un SPF más alto, o renovar la protección cada menos tiempo. Los fototipos III y IV tienen una tendencia moderada a las quemaduras, mientras que V y VI rara vez las sufren. Sea como sea, todas las pieles necesitan protección para evitar daños.

10.- Rayos UVA

Los rayos UVA tienen efectos en las capas más profundas de la piel: la dermis y el tejido conjuntivo. Es importante protegernos de ellos, ya que degradan el colágeno y la elastina, imprescindibles para la buena salud de la piel. Además, pueden provocar daños en el ADN de las células cutáneas.

Recuerda que debemos exponernos al sol de manera responsable y proteger nuestra piel ante todos sus posibles daños. Atrévete a disfrutar del sol en cualquier época del año y siéntete seguro gracias a los últimos avances tecnológicos en el campo de la protección solar. Y si quieres probar lo último de Shiseido, participa en nuestro concurso en Facebook y podrás llevarte el nuevo Expert Sun Protection Lotion S.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies